miércoles, 5 de mayo de 2010

Sin pena



Escuchan la historia de la voz de una chica, al parecer esa estatua que están viendo representa a una joven que fue de viaje de luna de miel con su marido y ambos murieron en un hotel, asfixiados por una avalancha de nieve.
Una historia imprecisa y las derivaciones de esa historia. ¿Quién es esa mujer hecha estatua que observan en ese momento, esa tarde de mayo de 2010? ¿acaso importan las razones de su muerte?

El sol se oculta y con su descenso se va proyectando una sombra, allí esta ella, sonríe, da vueltas y vueltas, nadie la ve, solo ven esa historia que la ha petrificado para la foto de rigor, para la narración al infinito de lo indecible, de lo que está ahí, siempre.

7 comentarios:

  1. Pobre Liliana, pobre Sabú. Pobre Szaszak, que nunca nos importa demasiado. Pobre Liliana. Hay resignación en esa cara, si uno se la imagina viva, y hay nostalgia si uno se la imagina no.

    Y como los espíritus pobres sólo sabemos aportar recuerdos relacionados de experiencias personales: En tiempos más felices, un Agropio y su amada tenían la costumbre (o en muchas ocasiones sólo la intención) de llevarle una flor periódicamente a Rufina Cambaceres, una vecina ilustre de Liliana.

    ResponderEliminar
  2. "Recuerda que estoy aquí.Recuerda que soy aún, y que así es cierto que he sido.Recuerda que podías verme, y que tù me has visto" (J. Marías)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Agropio y Jota por tan lindos comentarios.

    un abrazo, Vir

    ResponderEliminar
  4. En el cementerio de la Recoleta Rossina, aunque algunos dicen haberla visto dando vueltas por los alrededores...

    ResponderEliminar
  5. la buscaremos entonces, tal vez es la que sale a tomar un cafe y al finalizar a cita pide que la dejen a metros del cementerio. ¿Recuerda aquel cuento?

    ResponderEliminar
  6. Uy! no recuerdo el cuento pero me suena a Cortázar ¿puede ser?

    ResponderEliminar